¿Cómo funciona?

Las consultas de asesoría nutricional están destinadas a mejorar tu alimentación sea cual sea tu caso. Tanto si tienes problemas de salud y quieras mejorarlos adecuando tu alimentación, como si no los tienes, pero quieres cuidarte y tener más energía.

Si estás interesad@, sigue leyendo 🙂

¿Dónde?

Hay posibilidad de elegir entre consultas presenciales y on-line.

Las consultas presenciales son en Madrid capital.

Las consultas on-line se desarrollarán vía telefónica o e-mail, por lo que son apropiadas para cualquier persona de cualquier punto de España o que, aun viviendo en Madrid no puedan, por cuestiones personales o de tiempo, asistir a las presenciales.

¿Cómo?

Lo primero que haré será enviarte un formulario para que lo completes de cara a la primera consulta. Ya en persona, empezaremos con una entrevista a través de la que podré conocer con más precisión cuáles son tus hábitos. De esta forma identificaré qué costumbres hay que cambiar y cuáles mantener de cara a conseguir tus objetivos.

Después de eso, sea cual sea tu caso, siempre es importante empezar por una pequeña depuración. Actualmente, depurar antes de nutrir se convierte en una máxima, ya que la alimentación de hoy tiene nuestros cuerpos llenos de toxinas. Es importante ayudar al cuerpo a deshacerse de ellas para que sea capaz de aprovechar al máximo los nutrientes que le proporcionará la nueva alimentación. Podemos adquirir hábitos saludables, pero si previamente no ayudamos a desatascar los órganos emuntorios (los encargados de eliminar toxinas), no aprovecharemos igual los beneficios de esta nueva alimentación.

Tras la depuración, abordaremos aquello que te interesa; bien sea recuperar o mantener tu salud. Iremos eliminando viejos hábitos e incorporando nuevos poco a poco. A tu ritmo, no al mío. Cuando los nuevos hábitos estén asentados, introduciremos más. Así poco a poco, sin prisas. Incorporando de verdad las nuevas costumbres a tu vida, pues de eso se trata precisamente, de aprender a comer y no de hacer dieta. Aprendiendo a comer, te haces autosuficiente y llega un día que no necesitas ir a consulta. Lo contrario, es pasarse la vida dependientes de un profesional alternando periodos de dieta restrictiva y vuelta a las andadas.

Si vienes de una alimentación saludable, valoraré tu caso y es posible que podamos pasar directamente a tus pautas de alimentación guiadas.

¿Con qué frecuencia?

La frecuencia de las consultas también dependerá de tus necesidades. Bajo mi punto de vista lo mejor es que estén espaciadas un mes para que se vayan asentando hábitos y apreciando resultados, pero si consideras que necesitas más o menos tiempo, tú marcarás los ritmos. Aun así, a no ser por temas de salud o dietas específicas (ayunos, semiayunos…) que necesiten de un seguimiento más frecuente, no recomiendo venir cada menos de 3 semanas. Por debajo de ese tiempo, es muy difícil hacer tuyo un hábito, ni ver resultados apreciables…

Una vez vayas incorporando hábitos, las consultas se espaciarán más, hasta que llegue un momento en que no necesites venir, a no ser que quieras consultar algún tema de salud puntual. De eso se trata, de aprender de verdad para luego volar, o en este caso comer, solos :).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s